Imprimir
Asuntos Médicos
Noticias Médicas
Visto: 4191

Los tiempos en los que los parapléjicos se levanten de su silla y comienzen a andar y tener movilidad están ahora un poco más cerca, de acuerdo con unas investigaciones pioneras realizadas por Nick Donaldson y su equipo de la London College University en el Reino Unido. Han desarrollado un sistema experimental denominado LARSI (siglas de Lumbar Anterior Root Stimulator), un estimulador de la raiz anterior de la médula espinal, según informa Servimedia, a raiz de un reportaje del diario "The Independent".

El ingenio no permite andar, pero ofrece al paciente la posibilidad de ponerse de pié de una forma más cómoda.

Experiencias con una parapléjica que sufrió un accidente hace nueve años han posibilitado qeu monte en bicicleta o nade bajo condiciones controladas.

Es un hecho sabido que los parapléjicos pueden ponerse de pie si se les estimula los músculos de la pierna mediante electrodos implantados quirúrgicamente. Lo que ocurre es que, dado el número de músculos, la instalación de esos electrodos y su consiguiente estimulador con cables resulta demasiado incómodo.

Nervios de la médula

El enfoque de Donaldson radica en estimular los nervios motores que salen de la médula espinal. Tiene la ventaja de que todos los electrodos se implantan en un sitio.

Otra novedad es que el estimulador no se coloca bajo la piel,sino que el estímulo lo produce un sistema de radiofrecuencia, que provoca un fuerte campo magnético para excitar a esos electrodos, externo y controlable por el paciente, que, esos sí, debe llevar en la piel un transmisor.

Los electrodos activan los músculos desde las cadras hasto los tobillos. El problema esencial es permitir al paciente el máximo control individualizado sobre esos músculos, es decir, un circuito de retroalimentación.

Para calibrar este ingenio, los científicos cotejan las reacciones a las estimulaciones de esos nervios de la paciente en una silla especial. Donaldson ha diseñado un implante que estimula los seis nervios que controlan los músculos de cada pierna, lo que permite recuperar movilidad. Ese dispositivo se conecta en la parte inferior de las costillas a los doce nervios de las miembros inferiores.